martes, 7 de mayo de 2019

LA ROMERÍA DEL ROCÍO NO ES COSA DE LA ESCUELA PUBLICA


CON LA PRIMAVERA,  LAS ROMERÍAS "ESCOLARES"  PRODUCEN 
CONFLICTOS EN LAS AULAS

El cambio de las estaciones se celebra en todos los grupos humanos.  La Iglesia fue cristianizando en Roma las fiestas paganas para cada uno de ellos, y así las mantenemos en España:  las de todos los Santos y los Difuntos (Y Halloween) en Otoño; las de San Juan en el solsticio de verano; la Navidad, y los Reyes Magos en el comienzo del Invierno... y al llegar con la Primavera  el esplendor de la naturaleza y el aumento de la luz, proliferan  en la Semana Santa, Ferias y Romerías, que cada pueblo o ciudad disfruta a su manera.
Pues bien, en estos días en que Sevilla se entrega a su Feria de Abril,  se celebra o se prepara ya  la Romería del Rocío. Y entre tanta alegría y jolgorio, también aparecen los conflictos que produce el introducir remedos de romerías rocieras en la Escuela.

En efecto, ya nos llegan como cada año las quejas de las familias que no pueden entender que las romerías del Rocío  se organicen y redupliquen con el alumnado de Infantil y Primaria, siendo así que el propio pueblo o localidad de ese centro escolar organiza la suya.
Sea tradición, cultura, etc.; atraiga a muchedumbres o a pequeños grupos de vecinos,  si se organizan en las Aulas hay que cuidar de manera exquisita el objetivo y el sentido de este tipo de celebraciones. Las referencias confesionales de esta Romería, con sus símbolos religiosos, sus misas y canciones, sus imágenes, forman parte de ella.  Pero no caben en la Escuela Pública, cuyo objetivo esencial es su neutralidad en cuanto a creencias e ideologías, tanto las de su Comunidad Educativa, en la que se dan fricciones y opiniones contrapuestas,  como, sobre todo, del alumnado al que atiende.

La consecuencia de no tenerlo en cuenta recae en una parte del alumnado, y produce por tanto  ese río de protestas de las familias que, o bien no creen oportuna su organización  por  ser simples remedos de algo a lo que pueden asistir en la localidad, o bien se quejan de sus referencias religiosas, que siendo o no creyentes, consideran fuera de lugar en una Escuela Pública que comparte creencias diversas.
Pueden elegir Religión o bien Valores,  en cuyo caso se sienten menospreciados en la atención educativa que se les debe a sus hijos e hijas, que esos días son segregados de sus compañeros por ser el Aula de Religión la que la organiza. 
Nos llaman los padres para informarse de sus derechos, porque a veces les cuesta "señalarse" o, temiendo por sus hijos,pedir cita con la Dirección del centro,  y les enviamos las instrucciones de la Inspección Educativa, les informamos de sus Derechos para que los reclamen e incluso apelamos a la Dirección de los Centros y a la Comunidad Educativa.
La Inspección a la que apelamos nos deja muy claro que sin denuncias personales de los padres no van a actuar.
Unas simples instrucciones a principios de curso de la Delegación de Educación para toda Andalucía eliminaría de raíz estos CONFLICTOS Y SUFRIMIENTOS que producen las 
ACTIVIDADES CONFESIONALES en la Escuela Pública. 

No hay comentarios: