lunes, 26 de octubre de 2015

Sevilla Laica pide al alcalde de Sevilla que respete la Constitución y no asista a actos religiosos

Nota de prensa de Sevilla Laica 


Juan Espadas, alcalde de Sevilla, ha presidido en representación de toda la ciudadanía la procesión conmemorativa del 450 aniversario de la Hermandad de La Hiniesta que ha tenido lugar este sábado pasado.
Sevilla Laica es absolutamente respetuosa con todas las creencias religiosas. Pero no se pueden mezclar las creencias con las instituciones públicas, que son de todos. Es una grave falta de respeto a la pluralidad de la ciudadanía sevillana el que un alcalde, que representa a todos los sevillanos, vaya como autoridad pública, regidor del Ayuntamiento (que significa la unión institucional de los vecinos), en procesiones y actos religiosos públicos.
Y aún más grave, que se defina él mismo no como un ciudadano, sino como fiel a una creencia religiosa, al aceptar ser a la vez hermano mayor honorario de La Hiniesta en tanto que alcalde. Se trata de una anomalía democrática muy grave, porque rompe la separación Iglesia-Estado al convertir una actividad de un credo privado en un acto institucional. Vulnera así la aconfesionalidad del Estado que figura en el artículo 16 de la Constitución Española.

Sevilla Laica, como parte de Europa Laica, pide respeto para todos. Y la neutralidad de nuestros representantes es la única manera de garantizar que una ciudadanía plural y diversa se sienta respetada por ellos. Es más, respetamos tanto la religión católica y a las hermandades sevillanas que estamos en contra de que la política se inmiscuya en ellas.
La actualidad electoral nos lleva hoy a preguntarnos: ¿A quién tenemos que hacer caso: a Pedro Sánchez cuando dice que si gana, defenderá la laicidad del Estado y cumplirá así con la Carta Magna, o al alcalde socialista de Sevilla, que rompe la neutralidad entre creencias privadas y la institución democrática que representa?
Porque es importante saber cuál es la postura del PSOE sobre la separación Iglesia-Estado antes de las elecciones generales, para evitar una nueva promesa electoral incumplida en este ámbito.
Esperamos una seria reflexión de nuestro alcalde. Juan Espadas no debe incurrir ni una sola vez en incumplir la Constitución.
Sevilla Laica (Europa Laica)

Autor: Mª Dolores González Cantos (secretariado de Andalucía Laica, )
Ver la noticia en prensa: 

jueves, 13 de agosto de 2015

Procesión de la Virgen de los Reyes ¿Por qué lo llaman Libertad Religiosa?

Una buena representación de medios de "información" fieles partidarios de las rancias tradiciones se hacían eco en los últimos días de la tímida llamada a la racionalidad del Alcalde de Sevilla que pretendía limitar el número de miembros de la corporación municipal que participan en la procesión ¿o sería más adecuado llamarlo desfile? de la Virgen de los Reyes.

El titular empleado por InfoVaticana denunciaba nada menos que una agresión a los Derechos Humanos: "El alcalde de Sevilla propone limitar la libertad religiosa de sus concejales" y, claro, uno se viene arriba ante el enfado de este medio de cuya (ausencia de) neutralidad no nos cabe ninguna duda: ¿Habrá por fin calado el discurso de la laicidad institucional? ¿Será un alcalde socialista de Sevilla tan valiente como para enfrentar las contradicciones entre las demandas de sus bases y las rancias costumbres y aplicar la separación entre las religiones y el Estado? ¿Hemos entendido de una vez que la religión o las creencias espirituales de cada persona deben ser un asunto privado y que los cargos públicos no deben identificar a la institución que representan con una confesión concreta, respetando la igualdad y la libertad de conciencia de los ciudadanos a los que representa?
Pues no. Como dijo Goya, el sueño de la razón produce monstruos. Y yo añado que el insomnio de la razón que provocan los veranos sevillanos produce alucinaciones. Y no. No era esa la cuestión a debate. Se trataba de algo mucho más prosaico y mucho más sevillano.
El problema, al parecer, es que en los largos años de travesía del desierto que han supuesto el gobierno de Juan Ignacio Zoido al frente del Ayuntamiento sevillano se ha ido incrementando la presencia de representantes municipales en dicha procesión de tal modo que ha llegado a ocultar su verdadero motivo. Incluso han instaurado la "previa" en la que los ediles desfilan ¿o sería más adecuado decir que procesionan? desde la Casa Grande hasta la Santa Catedral. El propio alcalde ha llegado a recordar que la que tiene que procesionar es la Virgen de los Reyes, y no la corporación.
Esto ha llegado a un punto excesivo, incluso para las gentes de bien, lo que ha llevado al regidor a proponer que a los actos religiosos de las fiestas sólo deberían acudir el alcalde, dos tenientes de alcalde y dos concejales por cada fuerza política. En total, trece personas. Trece personas para representar al Ayuntamiento pueden parecer muchas al desconocedor de las costumbres sevillanas, pero para el experto está claro el juicio "¿Trece? ¿Qué birria de procesión es esa? ¡Si hasta trae mal fario el número!"
Tenemos que considerar que Sevilla es una ciudad que integra conmo ninguna lo clásico y las últimas tendencias, basculando entre lo rancio de la procesión religiosa y lo posmoderno de que el discurso configura la realidad. Lamentablemente, nos hemos saltado la modernidad, y de ahí los problemas que afrontamos los laicistas, pero eso es tema para otro debate.
Y es que en Sevilla, al margen de los de siempre, esos que tienen una ristra de apellidos más larga que el nombre de su hermandad, aquellos que desde la cuna estaban destinados a "ser alguien", esa condición (la de ser alguien) hay que ganársela. Y no hay nada que de más puntos que desfilar, a ser posible a cara descubierta, por las calles de nuestra ciudad, mejor cuanto más céntricas. No hay otro forma de entender la proliferación de procesiones que sufre nuestra ciudad, donde prácticamente no hay semana que no salga a la calle algún cortejo sin que falten velas y banda de música.
Así que toda esa legión de sevillanos hambrientos de renombre que se han batido el cobre para conseguir ir en las listas del PP (y no pocos en las del PSOE) y han conseguido llegar a ser concejales (y concejalas) para darse relumbrón, para conseguir codearse con los VIPs, para ser recibidos en los círculos más selectos, ven ahora frustradas sus ilusiones.
- ¡Qué vayan a título particular! - dice el Alcalde.
- ¡Acabáramos! ¡Para ese viaje no hacían falta alforjas! - responden compungidos.
Y es que, en efecto, Juan Espadas ha hecho mella en lo más sagrado del espíritu rancio sevillano, y con lo más sagrado no me refiero a la Virgen de los Reyes.
Así es Sevilla, que mientras más conoces más quieres y odias sin que sea posible desligar una cosa de la otra. No se venden por separado.
Ya sé que es mucho pedir que nos dejemos de hipocresía, pero si fuera posible una llamada a la dignidad, ¿Por qué lo llaman Libertad Religiosa si no es más que postureo?

viernes, 8 de mayo de 2015

Laicidad del Estado



               LOS DINEROS DE LA IGLESIA.  INFORME ABRIL 2015
Fuente: Ministerio de Economía y Hacienda, CEE y http://www.portantas.org/index.php/la-financiacion-de-la-iglesia.html

MÁS DE  ONCE MIL millones de euros anuales (más del 1% del PIB español)
Mientras aumenta la pobreza y se privatizan servicios públicos 
La iglesia católica española,  inmensamente rica, NO SUFRE LA CRISIS y  DISFRUTA DE UN VERDADERO PARAÍSO FISCAL.
Unos Privilegios consecuencia de los Acuerdos Económicos Estado español - Santa Sede de 1979 (tras Concordato firmado por Franco en 1953). Los Acuerdos de 2006-2007 aumentaron del 0,52 al 0,7 lo asignado a la Iglesia del impuesto de la renta (IRPF).   
El Estado lo ingresará aunque en la Declaración de IRPF de 2013 (hecha en 2014) casi un 65 % de los contribuyentes NO señalaron la casilla para la iglesia católica.
Tras más de 35 años, el Estado sigue manteniendo a la Iglesia católica española con el dinero de todos los contribuyentes, sean católicos o no.
Por el Concordato, España sigue sin la separación Iglesia-Estado propia de una democracia.

Resumen aproximado de APORTACIONES DEL ESTADO (central y periférico) DIRECTAS e INDIRECTAS (por exención de impuestos y otros privilegios) a la Iglesia Católica y sus organizaciones.  Contabilizados en millones de Euros (M€). 

1) Asignaciones Directas a la Conferencia Episcopal Española (CEE).
     a) Asignación vía IRPF (casilla Iglesia católica) para culto, evangelización, sueldos del clero: 250 M. €  que el Estado dejan de disponer para bienes, obras y servicios públicos  (con adelantos mensuales a cuenta de unos 13 MILL € ). Quienes marcan la casilla NO pagan más; TODOS los contribuyentes, sean católicos o no, abonamos  este “canon obligatorio”  para la iglesia católica.
      b) Asignación  vía IRPF (casilla “fines sociales”) a las ONGS, fundaciones, etc.  de la CEE100 M. €  Los “fines sociales” son ahora una vía para PRIVATIZAR -y PRECARIZAR- Servicios Sociales que deberían ser PÚBLICOS, teniendo partidas específicas y estables en los Presupuestos Generales del Estado.
      c) Pago de Sueldos Enseñanza de religión: 600 M€. para quienes imparten religión católica en  19.000 centros públicos (14.000 profesores)  y en 6.000 privados concertados ( 5.000 profesores). Los eligen los obispos, los pagamos todos (Estado central y CCAA).- Financiación de centros privados concertados de ideario católico: 4.300 M€. Total aportaciones para enseñanza confesional: 4.900 M€.
     .Sueldos para capellanes (ejército, cuarteles, hospitales, cementerios…) 50 M€,
      c) Para la obra social y asistencial 2.000 M€
      .Subvenciones y gastos para eventos religiosos diversos… Y otros… 300 M€
      .Coparticipacion del Gobierno con entidades católicas, como la Obra Pía (del Vaticano): 10 Mill€
 2) Indirectas:
      .Exenciones y bonificaciones tributarias: Dejan de pagar unos  2.000 Mill Euros (IBI: 700 M€ + Impuesto de Patrimonio, Sociedades, Obras… 1.300 Mill Euros)
       . Donaciones,  Beneficios patrimoniales y financieros, (datos no completos)
      . Mantenimiento del patrimonio en poder y uso de la Iglesia: 600 M€
      . Complejos Hospitalarios  de la Iglesia (57) que dependen de subvención de las CCAA: 900 M€ 
      .”Inmatriculaciones”  (Imposible cuantificar). Según la ley Hipotecaria (anomalía jurídica denunciada por  la Comunidad Europea)  los obispos diocesanos pueden  inscribir a su nombre en el Registro de la Propiedad patrimonio de dominio público  o municipal (templos, cementerios, terrenos, viviendas, plazas…)  que puedan parecer carentes de títulos de propiedad, como algunos bienes comunales (Ejemplo famoso, la Mezquita de Córdoba).
      . Ingresos por Entradas a edificios gestionados por la CEE. por la Mezquita de Córdoba (1,4 mill de visitas en 2014, según la CEE) recauda unos 10 Mill de Euros que ni declara ni paga impuestos por ello.
     a) Vía exenciones tributarias que disfruta la iglesia católica:
No pagan el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de los centros de culto, beneficencia y enseñanza, ni impuestos sobre donaciones y limosnas, ni impuesto sobre Sucesiones y Donaciones y Transmisiones Patrimoniales, ni impuesto de Obras, contribuciones especiales, ni impuesto de Sociedades. Y disfrutan de  deducciones en el Impuesto de la renta de las personas físicas y jurídicas sobre las cantidades entregadas a entidades clasificadas o declaradas benéficas o de utilidad pública.
1. Por no pagar el IBI (rústico y urbano) las administraciones locales pueden estar dejando de ingresar  de la Iglesia Católica una cantidad cercana a los 700 M€. Hay que tener en cuenta que  están exentos de todo tipo de impuestos  de sus inmuebles y suelo, destinados a culto o no, en diócesis y parroquias, en los más de ocho mil municipios, en sus numerosas congregaciones, asociaciones, fundaciones, negocios mercantiles múltiples, pisos y locales...etc. Las cantidades que el Estado deja de ingresar son enormes...
2.  Por las DONACIONES  a la iglesia católica, a sus fundaciones y ONGS, hay una desgravación de un 25% del IRPF (a personas físicas), y un 35% del Impuesto de Sociedades (a personas jurídicas). Según datos de la propia CEE, esa desgravación fiscal supone que Hacienda devuelve a sus donantes y deja de ingresar el Estado  más de un 50% de lo que recibe vía IRPF. Según diversas fuentes y averiguaciones bastante complejas (por la opacidad de los bienes de la Iglesia católica, y la dificultad de acceder a los datos de ayuntamientos y otras administraciones del Estado sobre la cuestión), en cada ejercicio anual, estas  exenciones de impuestos (Administraciones central, autonómica y municipal) suponen que el Estado deja de ingresar unos 2.000 Mill. de Euros aproximadamente.  
    
b) Patrimonio de la iglesia católica (CEE) (bienes mobiliarios e inmobiliarios), a través de sus más de 40.000 instituciones (diócesis, parroquias, órdenes y congregaciones religiosas, asociaciones, ONGS, fundaciones, universidades, centros de Enseñanza, etc.  con autonomía jurídica y administrativa, y con absoluta dependencia de la Santa Sede.  
- Es el mayor “casero” (cobrador de alquileres) de España.  Ejemplos: Más de 110.000 propiedades, entre lugares de culto, pisos, locales, etc. (vacíos, ocupados o alquilados a terceros, que no declara como negocio ni paga impuestos).
 - Posee más de 150.000 hectáreas en tierras agrícolas (muchas, tierras muertas y sin uso).
 - Es propietaria de suelo habitable  en los más de 8.000 municipios del Estado, que llega al 70% del suelo habitable de Toledo, Ávila, Burgos y Santiago, y de 
- Bienes suntuarios (joyas, trajes, coches, etc.), obras de arte, etc.
- Participa en Empresas mediáticas y de comunicación social (COPE, ONCE, 13TV, etc.), así como del mundo editorial.
- Participa en el sector financiero español (fundamentalmente ha sido en las cajas de ahorro), con participaciones en BOLSA, depósitos, letras del tesoro, acciones en multitud de grupos empresariales de diversos ámbitos, capital en fundaciones.  El Instituto para las obras de Religión (IOR, la  llamada Banca Vaticana) administra fondos por un valor de 7.000 millones de Euros.  El 1 de octubre de 2013 hizo público su informe anual (1ª vez en sus 125 años de historia),  detallando un beneficio neto en 2012 de 86,6 millones de euros, del cual se aportan unos  54,7 millones de euros al presupuesto de la Santa Sede. El emitir Informes fue una de las iniciativas del papa Benedicto XVI, tras los escándalos financieros y acusaciones de “lavado de dinero negro” al IOR de años anteriores.

lunes, 4 de mayo de 2015

En primera persona, de RTVE, con Sevilla Laica como protagonista.

El programa "En Primera Persona" de Radio Nacional, se acercó a la delegación de Hacienda de Sevilla donde compañeros de Sevilla Laica hacían campaña para eliminar la discriminación que supone la cruz en la casilla del IRPF.

http://blog.rtve.es/enprimerapersona/2015/04/sevilla-laica-reclama-la-separaci%C3%B3n-real-entre-iglesia-y-estado.html
Son muchas las personas que desconocen qué pasa realmente cuando se marca una de las casillas destinadas a fines sociales para OONNGG o bien para la Iglesia Católica o bien qué privilegios tiene esta iglesia en nuestro país
http://blog.rtve.es/enprimerapersona/2015/04/sevilla-laica-reclama-la-separaci%C3%B3n-real-entre-iglesia-y-estado.html

sábado, 4 de abril de 2015

Semana Santa no es Carnaval y los críos son críos


En vísperas de Semana Santa, colegios y guarderías disfrazan a las criaturas. A los críos, de monaguillo o de costalero, incluso a alguno, de nazareno; y a las crías, de mantilla. Y así vestidos se los llevan a la iglesia o a la parroquia donde está ya montado algún paso y donde les espera el cura.
Vayamos por partes:
  1. Semana Santa no es carnaval.
    Una y otra tienen un señorío distinto y un kitsch diferente.
  2. Los menores no deben usarse como proyección de los mayores.
    Si de algo los disfrazamos, que sea un disfraz ajustado a su edad.
  3. La mantilla está llena de malicia.
    Por eso algún reverendo quiere poner límites a escotes y canales de picardía.
  4. El costal en la cabeza está llamado al secreto bajo los pasos.
    Que el orgullo costalero exhiba el costal, no borra que no es prenda de lucimiento sino de esfuerzo callado.
  5. El único disfraz sería vestir a niños y niñas de monaguillo.
    El resto es pederastia.

Eche un vistazo al Reportaje fotográfico.

sábado, 29 de noviembre de 2014

9 de diciembre, Día del laicismo: Presentación del libro de Antonio Cascales "Sevilla, Machado y Darwin"

El próximo día 9 de diciembre es el Día internacional del laicismo y la libertad de conciencia. Para celebrarlo, Sevilla Laica ha organizado en el pabellón de la RTVA en La Cartuja una charla-debate sobre laicismo y democracia, que tendrá lugar tras la presentación de la novela de Antonio Cascales Sevilla, Machado y Darwin

Antonio Cascales, socio de Sevilla Laica, es profesor titular jubilado de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, en el departamento de Comunicación Audiovisual, Publicidad y Literatura. Es autor de varias novelas 

Antonio Rodríguez Almodóvar será el encargado de presentar la novela  que recrea la historia del Rector de la Universidad de Sevilla Machado, el  catedrático que fue el introductor en España desde su cátedra sevillana de las ideas de Darwin, y de su círculo de intelectuales ilustrados. 

Es la libertad de conciencia, de opinión, y por tanto de construirse libremente a sí mismo, lo que entonces estuvo totalmente fuera de las posibilidades de los españoles. Algunos de ellos, como Machado y Núñez, pusieron el germen para que hoy sea más posible que nunca conseguir esa libertad de conciencia, sin las presiones, protagonizadas fundamentalmente por la Iglesia católica, que entonces lo impidieron y ahora siguen intentándolo. 

El acto será a las 19:30 del día 9 en el Salón de Actos de Canal Sur RTVA en la Isla de La Cartuja.


lunes, 21 de julio de 2014

Por una Universidad pública laica



 Sevilla Laica viene luchando por la laicidad de la educación pública, condición ineludible para conseguir una democracia que,  hoy todavía imperfecta, se reinició en España tras el final de la dictadura; un Estado de ciudadanos, no de fieles o súbditos, iguales en dignidad y derechos.  Pero el progreso de los españoles tiene aún una rémora que los historiadores denominan la tradicional de la alianza entre el trono y el altar. El Concordato de 1979 España – Estado Vaticano la revalidó sin que los diferentes gobiernos hayan tocado apenas en estos años los privilegios que la Iglesia ha seguido disfrutando: se le ceden edificios y solares, se financia a sus miembros, curas, jerarquía, catequistas, etc.; se les conceden exenciones fiscales, se mantiene su inmenso patrimonio y además,  se les entregan jugosos ingresos directos, vía PGE (Presupuestos generales del Estado), IRPF (casilla específica), potestad para inmatriculaciones, etc.
Decimos la Iglesia, y no los católicos, pues en España ya hay datos publicados en la prensa sobre la creciente secularización de la sociedad española, por encima de diferencias ideológicas o creencias religiosas. Muchos católicos están de acuerdo en la necesidad de avanzar en la separación Iglesia / Estado que evitaría esos privilegios;  prefieren la catequesis en la parroquia y no en la escuela, no comulgan con las presiones sobre el poder civil de la Conferencia Episcopal para anular o mediatizar las leyes que la democracia ha ido consensuando y emitiendo: divorcio, investigaciones científicas (células madre,  reproducción asistida…), métodos anticonceptivos, interrupción del embarazo, igualdad de derechos de los homosexuales, etc.
Pero la historia es tozuda y no nos deja olvidar el pasado. De repente advertimos que de él vienen las razones, los factores, los hechos que  desencadenan en el presente estas tormentas que todo lo remueven de nuevo, enfrentándonos a situaciones  indeseables que nos desvelan lo que aun no somos.
De nuevo ha ocurrido. En este caso, el espejo que nos devuelve la imagen de las deficiencias de nuestra aun no real democracia es una decisión de las autoridades de la Universidad Complutense en relación con una de las capillas católicas que se mantienen en su seno. Las autoridades académicas ni siquiera pretendían erradicarla, simplemente cambiarla de lugar; pero se enfrentan inmediatamente con toda una cruzada para evitarlo. Surge la campaña mediática, se manipulan los legítimos sentimientos religiosos de los católicos para que reaccionen emocionalmente a instancias interesadas de la jerarquía, se llama al escándalo, se animan las amenazas de los ultras, que apelan a un nuevo Franco (como muestra la imagen de una pintada así en las paredes de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla)… etc.
Ahora nos enteramos de detalles increíbles para los que vivimos en la España del siglo XXI: esa Universidad, una de las más prestigiosas de Europa, tiene 8 capillas católicas con sus correspondientes capellanes, que reciben del Estado sus sueldos correspondientes. Y nos sorprenden esos ciudadanos que reaccionan airados ante algo que es perfectamente normal en una democracia: La universidad es el templo de un saber sin dogmas, sometido a la duda y al debate. Una Universidad no tiene capillas.  
La Constitución define un Estado aconfesional porque busca el bien común, de ahí la laicidad de la educación pública en todos sus niveles, pues atiende a la ciudadanía  sin contemplar sus particulares creencias u opiniones. El respeto constitucional a las mismas supone que el Estado no se inmiscuye en cómo se organizan las distintas confesiones religiosas,  y que éstas no tienen lugar en el espacio educativo propio de la educación pública. Cada cosa en su sitio, y todos contentos. ¿qué problema hay en ello? Nadie sale malparado
Y es que no se ha resuelto una de las claves de nuestra esencial diferencia con las democracias europeas: el Altar , la Conferencia Episcopal  española,  no se conforma con la actual situación de privilegios que disfruta desde el Concordato, ni tampoco con alterar o disminuir sus  incursiones continuas en las competencias propias del Estado, como en el caso de la educación,  sino que para mantener su statu quo exige más de lo que tiene, por si acaso alguien se atreve a recordar ese déficit democrático que supone la  actual situación de privilegio. Cuanto más tiene, mayor es su batalla por no perder ni un ápice de lo conseguido. Y ello a pesar de que una parte de sus miembros (colectivos de Redes Cristianas, Curas de Madrid, Comunidades Cristianas Populares y un largo etc.) piden una separación del Estado parecida a la del resto de Europa.
Sevilla Laica exige que se eliminen las capillas en la Universidad pública,  precisamente en el templo del saber donde se educan las élites de españoles que constituirán, si se deja actuar a la justicia y acaba con la corrupción, las clases dirigentes del futuro.   Exige una educación pública sin catequistas –elegidos por su Obispo en razón de su fe- cuyas enseñanzas compitan pared con pared con las lecciones de los profesores de ciencias o de humanidades; una Universidad laica.
La ciudadanía lo exige y lo merece. La libertad de conciencia, la paz social, la convivencia en el Estado democrático   de los que somos naturalmente diferentes  no puede existir sin ella.

Autora: María Dolores González, socia de Sevilla Laica - Europa Laica