martes, 14 de abril de 2009

Aniversario de la II República Española


Hoy celebramos la fiesta civil de la II República, casi único período que el poder ejecutivo y el poder legislativo se plantearon, en firme, establecer el Estado Laico. Para los laicistas ha de ser motivo de recuerdo permanente aquellas mujeres y hombres que, entre 1931 y 1939, lucharon para modernizar el territorio español con todos sus pueblos, comunidades, nacionalidades y países, difundir la educación y la cultura a todos los rincones, depositar la soberanía en el pueblo, dotar del voto a las mujeres e intentar repartir la riqueza, entre otros extraordinarios avances. Fueron, una vez más, los caciques de toda la vida, la iglesia católica y el “fascio” que se había establecido en Europa, que junto a un puñado de militares traidores a la democracia y políticos corruptos, rompieron, con saña, el proceso, aprovechándose de vergonzantes intereses y de la hipocresía internacional de uno y otro lado.

De ese lamentable hecho histórico que ha marcado toda la segunda mitad del siglo XX y lo que va del siglo XXI, hace que hoy la tradición católica más ancestral y una parte del poder político cómplice, nos sitúe, todavía, en un estado confesional católico. Contra el que tenemos que luchar por dignidad y en defensa de la democracia y de las libertades. Un estado confesional corre riesgos de dar pasos atrás en cuanto a libertades cívicas, que son la base en la que se sustenta la democracia.
Europa Laica