jueves, 25 de julio de 2013

La libertad de expresion secuestrada

Hoy, 25 de julio, día de Santiago el Mayor, comienza en Sevilla el juicio oral contra Juan Carlos Ruiz Fuentes exsecretario general de las Juventudes socialistas de Andalucía.
Ruiz está acusado de un delito contra los "sentimientos religiosos", tipificado en el artículo 525 de nuestro Código Penal. Este artículo implementa la adaptación pseudodemocrática del delito de blasfemia presente en el código penal franquista. Otra más de las jugadas propias de nuestra afamada transición que, especialmente en materia religiosa, puso mucho empeño en cambiar la fachada y mantener las estructuras de poder anteriores a la Constitución, para que todo quedase "atado y bien atado".
El terrible delito se cometió presuntamente por crear y difundir el vídeo que incluimos a continuación, con el que se pretendía concienciar a los jóvenes de la utilidad del uso del preservativo en la prevención del SIDA y otras terribles enfermedades, contrarrestando los ¿criminales? mensajes de destacados líderes católicos en su contra.

La denuncia partió del Centro Jurídico Tomás Moro, una organización fundamentalista católica decidida a acabar con cualquier atisbo de libertad que se oponga a su modo oscuro y coercitivo de entender la religión.
El juicio se lleva a cabo por decisión de la Audiencia Provincial de Sevilla, en contra del criterio del titular del juzgado de instrucción número 6 de Sevilla, que había decretado el archivo de la causa. Algún día habremos de analizar la curiosa sintonía entre los altos tribunales andaluces y los postulados de la derecha más rancia heredera del nacional-catolicismo.
Queremos expresar nuestra indignación por semejante atropello a la libertad de expresión y nuestro apoyo a Juan Carlos Ruiz, a quien el juez ha exigido una fianza de 192.400 € y para quien la acusación pide un año de prisión.
Asimismo queremos recordar a las Juventudes Socialistas que Europa Laica ha reclamado a los sucesivos Gobiernos, incluyendo los del "laico" José Luis Rodríguez-Zapatero la derogación de este artículo del CP, por limitar de modo absurdo uno de los pilares de la democracia: La libertad de expresión. Además, este artículo da soporte legal a campañas de acoso a artistas e intelectuales que no comparten la visión tradicional restrictiva de la religión católica, y por su causa han tenido que comparecer ante los tribunales, entre otros, Leo Bassi o Javier Krahe.
Si el Partido Socialista hubiese sido un decidido defensor de los principios democráticos del laicismo y no se hubiese enfangado en componendas con la jerarquía católica habría derogado dicho artículo, promovido la prometida y nunca alumbrada Ley de libertad de conciencia, y denunciado los inconstitucionales acuerdos con la Santa Sede, tal como reclaman sus bases. Y como consecuencia ahora no estaríamos sufriendo este juicio sin sentido, que no sirve más que para reforzar las posiciones de los enemigos de la democracia.
Pero no conseguirán amedrentarnos. Estamos seguros de que la libertad es el mayor anhelo de todos los pueblos y de que ganaremos la batalla contra las fuerzas oscuras que pretenden imponernos por la fuerza de la ley su modo de pensar y vivir y  las leyes se harán pensando en los ciudadanos.

4 comentarios:

Rafael Falcon Castro dijo...

Mi apoyo a Juan Carlos Ruiz Fuentes ante un juicio ridículo e injusto por difundir una campaña en favor de la utilización del preservativo y desacreditar a algunos representantes más conservadores de la iglesia católica, cuya postura es irresponsable y peligrosa por poner en alto riesgo la vida de millones de personas.

Teresa dijo...

Increible efectivamente, qué diligente es la justicia para algunas cosas y cuán poco para otras! Lamentable. ¡Ánimo Juan Carlos! somos muchos los que te apoyamos.

Riki Martin dijo...

Los talibanes católicos vuelven a asomar en la España casposa y profunda. Quieren que volvamos a épocas pasadas en donde la moral ultanacionalcatolica imperaba. Mi apoyo total y absoluto a Juan Carlos Ruíz Fuentes. Me indigna que la Justicia utilice fondos públicos para dar cabida propagandística a asociaciones que no respeta la pluralidad de creencias como la Asociación Tomás Moro que es la denunciante de los hechos.

Leopoldo Acal dijo...

Hoy, 19 de septiembre de 2013, Juan Carlos Ruiz Falcón ha sido absuelto de tan absurda acusación.
Hemos de felicitarnos porque haya finalizado este sinsentido, pero a la vez hay que reflexionar sobre cómo organizaciones integristas usan los tribunales para acosar y amedrentar a sus adversarios políticos.